"Hay que crear una cultura de información en materia de trasplantes"

Ricardo Rabinovich Berkman, uno de los autores de la ley 24.193, consideró que el pueblo argentino es solidario, pero tiene miedo
Cecilia Wall
(0)
30 de mayo de 2003  • 00:30

A pesar de que en las últimas elecciones presidenciales alrededor de 90.000 personas votaron por la vida y expresaron su deseo de donar los órganos, sólo el dos por ciento de los argentinos es donante y esto se debe, en gran medida, a un alto grado de desinformación que existe en la sociedad.

"El pueblo argentino tiene buena voluntad y es solidario, pero tiene miedo y está desinformada", expresó el doctor Ricardo Rabinovich Berkman, que además de ser profesor universitario de Derecho Civil desde hace más de 20 años y especialista en Derecho Biológico, es uno de los autores de la Ley de Trasplante de Organos y Materiales Anatómicos Humanos (ley 24.193), sancionada en 1993.

"Nosotros teníamos una ley de trasplante con muchos aciertos, pero también defectos y requería un cambio de actitud", contó Rabinovich Berkman a LA NACION LINE.

Además, explicó que entre las modificaciones que sufrió la ley, existen algunos aspectos que no tienen antecedentes en ningún otro país, como por ejemplo, la obligación de denunciar los casos en los cuales se diagnostica una enfermedad que debe ser tratada con un implante para que el paciente sea inscripto en la lista de espera, la aceptación del trasplante dominó (cuando un paciente recibe un órgano y le da el suyo a otro) y la definición legal de la muerte.

¿Qué es la muerte ?

Rabinovich Berkman considera que uno de los problemas de la sociedad es que desconoce el verdadero concepto de la muerte.

Según la ley 24.193, quedó definida a partir del criterio encefálico y no desde el punto de vista cardíaco. Por lo tanto, "los profesionales tienen que transmitirlo y las campañas tienen que informar, no hacer publicidades poéticas", explicó.

Un vuelco en las campañas

El Dr. Rabinovich Berkman atribuye el leve aumento de personas dispuestas a donar sus órganos a las campañas publicitarias. "Creo que apuntaron mal porque se dirigieron a lo afectivo, como por ejemplo, la frase que decía que los riñones de Don José hacían pis por segunda vez o que los ojos de Don Miguel vuelven a enamorarse; eso la gente ya lo sabe".

Por otra parte, se refirió a algunos mitos que circulan entre la población: "Hay que explicar que nadie le va a sacar los órganos mientras esté viva y que por ser donante, no lo van a ir a buscar para matarlo".

"¿Por qué no pensamos en otra manera de llegar a la gente?", se preguntó. Según Rabinovich Berkman todas las campañas deberían ser manejadas por entidades estatales porque no hay que vender nada, sino informar.

"Decir que los riñones hacen pis por segunda vez no informa nada, ¿qué queremos, hacer lindos cortos publicitarios o aumentar la cantidad de órganos ?", reflexionó.

Por qué se celebra el 30 de mayo

El Día Nacional de la Donación de Organos se celebra el 30 de mayo en conmemoración del nacimiento de Dante, hijo de María Obaya, primera paciente que recibió un trasplante hepático el 11 de julio de 1995, en el Hospital Dr. Cosme Argerich.

La fecha fue decretada el 6 de octubre de 1997 durante el acto inaugural de la Fundación Argentina de Trasplante Hepático.

Notas relacionadas

Crearon el banco de médula

Realizan un trasplante dominó

Exitosa campaña de donación de órganos

La otra elección

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.