Identifican la proteína esencial para que persistan los recuerdos