Se probó en cangrejos. Identifican procesos neuronales que permiten evitar colisiones