Implante pionero en América latina

El procedimiento, denominado cardiomioplastia celular, fue realizado en un hospital público de Avellaneda
(0)
29 de diciembre de 2001  

El implante de células cultivadas en el corazón de un paciente de 66 años, realizado el jueves último por cirujanos del hospital Presidente Perón, de Avellaneda, constituye la primera intervención en América latina en la que se emplea la técnica de cardiomioplastia celular .

La operación, que estuvo a cargo del equipo que conduce el cardiocirujano Jorge Trainini -y de la que participó el reconocido médico argentino Juan Carlos Chachques, que trabaja en el hospital Pompidou, de París- ya había sido probada en Francia, Japón, Holanda, Alemania e Italia.

La cardiomioplastia celular permite reparar y rehabilitar zonas inactivadas del músculo cardíaco (condición que padecen las personas que han sufrido un infarto), y se basa en el cultivo de células musculares del propio paciente, que luego se implantan. El paciente operado, de 66 años, había sufrido varios infartos y se le había diagnosticado una insuficiencia cardíaca severa.

"Este tipo de intervenciones se realiza en personas cuyos corazones presentan poca contractilidad. Se toman células del muslo y se cultivan. Cuando se logran obtener 200 o 250 millones -mínimo necesario para el implante-, se las purifica (durante tres o cuatro semanas) y, una vez chequeada su aptitud, es decir, que sean fibras musculares puras y genéticamente similares a las cardíacas, se las inyecta en el área infartada del corazón", explicó a LA NACION el doctor Jorge Trainini, jefe de cardiocirugía del hospital.

El futuro

El infarto cardíaco provoca muerte celular y, si bien se forman otras células en el corazón, éstas pierden su función. Aunque algunas de las células implantadas en la cirugía también mueren, "las que quedan vivas se van reproduciendo y van tomando la estructura del músculo cardíaco deteriorado. Son células con poder de contracción".

Hasta el momento, las opciones terapéuticas para estos pacientes incluían el trasplante y otros métodos quirúrgicos agresivos. "Este nuevo procedimiento permitirá, en el futuro, reparar muchos corazones empleando tejido del propio paciente, con lo cual no hay rechazo y, además, los costos son mínimos", dijo el cardiocirujano.

Según el doctor Trainini, la nueva técnica "posibilitará que un 40% de los pacientes que están en lista para trasplante pueda salir de ella, porque no necesitarán el órgano de otra persona".

Aunque la técnica comenzó a investigarse en 1996, "en los casos operados en Francia no ha habido mortalidad relacionada con el procedimiento en sí mismo. Hubo algunos problemas de arritmias, pero se han solucionado", admitieron los expertos.

Explicó el doctor Chachques que tanto en Europa como en los Estados Unidos "se hacen más de 200 mil by pass coronarios por año, y un 20% queda con una zona del corazón que no mejora. Ahora se puede recuperar con esta técnica".

En la Argentina, la operación se realizó por un convenio de cooperación entre el hospital Presidente Perón de Avellaneda, la Universidad de París y la Fundación Benaim, que trabajó en los cultivos celulares.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.