Implantes dentales: llegan al 98% de éxito

(0)
5 de diciembre de 2001  

Según el doctor Salvador Jaef, cirujano maxilofacial, experto en biomateriales y bioingeniería, y presidente de la Fundación Basilio Jaef y el Instituto Jaef de Implantes Oseointegrados, "el índice de éxitos que se logra actualmente con los implantes dentales ronda, en promedio, el 98%". Para el especialista, que lleva más de 17 mil implantes colocados, "hoy, la implantología dental da respuesta a muchas situaciones en las que los métodos convencionales no pueden brindar soluciones".

En diálogo con La Nación, el experto se refirió a los últimos adelantos en el tema.

-¿Cómo se define un implante dental?

-El implante dental oseointegrado es un elemento que reemplaza al diente natural (en los casos en los que su pérdida resulta inevitable) por un órgano análogo que devuelve la forma y la función del elemento natural.

-¿Por qué se habla actualmente de implantes oseointegrados?

-Los implantes oseointegrados están confeccionados con un biomaterial (titanio puro) que facilita la oseointegración, definida como el contacto íntimo entre el tejido óseo de los maxilares y la superficie microporosa del implante. Lograr la oseointegración significa que el organismo del paciente acepta totalmente el biomaterial como propio, sin defenderse. Así, éste pasa a formar parte de los maxilares, cumpliendo perfectamente la función de soporte dentario.

-¿Esa oseointegración puede llegar a perderse?

-La verdadera oseointegración, que es más química que mecánica, cuando se logra es indisoluble.

-Se dice que estos implantes sólo se indican en pacientes añosos...

-Sin embargo, actualmente, no sólo se realizan en personas de edad avanzada. Se pueden instalar, prácticamente, a partir de los 10 años, como suele ocurrir en chicos con determinados defectos congénitos, luego de estudiar el caso en particular.

-¿Existen diferentes tipos de prótesis?

-Sí. También dependiendo de cada caso, pueden utilizarse desde prótesis fijas hasta removibles.

-¿En qué consiste el tratamiento?

-Básicamente, tiene dos etapas: colocación del implante e instalación de la prótesis o diente. El tiempo que media entre las dos etapas ronda los 90 días, período necesario para lograr la oseointegración.

- ¿Cuáles han sido, a su criterio, los avances del último tiempo?

-Lo que se ha logrado es una mayor calidad de oseointegración en menos tiempo que hace algunos años. También podemos acceder a zonas complicadas de abordar, incluso en pacientes con escaso remanente óseo. Los materiales, además, tienen un alto grado de pureza. Es que, en definitiva, la implantología bucal de oseointegración es la última revolución científica odontológica.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.