Viceversa. Inmersos en la "burbuja" ambiental