Aunque la ciencia avanza, por ahora sólo ofrece detener el proceso. La caída del pelo preocupa a los jóvenes