La ciencia como forma de soberanía