Viceversa. La ciencia, empresa colectiva