La duda partió desde Dinamarca

Fue a raíz de un estudio danés sobre mamografía y mortalidad
(0)
26 de enero de 2002  

En octubre del año último, dos investigadores daneses del Nordic Cochrane Center de Copenhague dieron a conocer sus conclusiones acerca del metaanálisis de varios estudios sobre cáncer mamario.

Los doctores Peter C. Gozsche y Ole Olsen aseguraron que ninguno de los trabajos había demostrado que la realización de mamografías reduce la mortalidad por cáncer de mama. Este corolario contradice la afirmación que desde hace décadas sostiene la mastología, al asegurar que el método disminuye alrededor de un 30% las muertes por ese tipo de cáncer, especialmente en mujeres mayores de 40 años.

Los daneses dijeron además que los trabajos científicos estudiados tenían serias fallas bioestadísticas.

Ahora, un panel de expertos norteamericanos, agrupados bajo la sigla P.D.Q., coinciden con sus colegas europeos respecto de que los estudios sobre mamografías tienen serias fallas.

El grupo, que aporta información a la base de datos del Instituto Nacional del Cáncer de los EE.UU, no hace recomendaciones terapéuticas. Sólo se limita a decir que "es posible que las mamografías sean beneficiosas, pero también es posible que no lo sean."

En 1997 ya se había generado un debate sobre el tema. En esa oportunidad, llegó hasta el Congreso de los Estados Unidos. La duda giró en torno de si la mamografía era especialmente útil para reducir la mortalidad luego de los 40 años. La respuesta fue que sí y la autoridad sanitaria continuó recomendando su realización.

Ahora, en cambio, se duda de sus beneficios a toda edad. Otros de los aspectos que señala el panel es que las mamografías llevan algunas veces a tratamientos excesivos. Donald A. Berry, titular del departamento del bioestadística del Anderson Cancer Center de Houston, Estados Unidos, al frente del grupo de expertos, admitió que era consciente de la dificultad que implica cuestionar el enorme business (negocio) que existe en torno de la mamografía.

"Los programas de screening son exquisitos a la hora de encontrar cáncer-dijo Berry-. No es sólo la mamografía, sino también las biopsias, cirugías y más. Por lo tanto, atraen pacientes que demandan tratamientos."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?