Conocimiento. La educación científica, ¿un derecho social?