Tendencia: los baby boomers consumen cada vez más medicamentos no probados. La memoria no viene en frascos de pastillas mágicas