"Las terapias génicas que se probaron no dieron resultado"

El experto francés señala los límites
(0)
22 de abril de 2004  

Es presidente de la Asociación Francesa de Genética Humana y profesor de esa disciplina en la Universidad París VII Diderot. Marc Fellous inscribió su nombre en la ciencia contemporánea cuando en 1990, junto al inglés Peter Goodfellow, halló el gen SRY o gen de la determinación sexual humana, una llave maestra que, al activarse, determina que una gónada (la célula productora de gametas, ovarios y testículos) tenga desarrollo testicular. Es decir, sea masculina.

El profesor Fellous vino invitado por la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (Secyt) a través de un proyecto de intercambio entre la Argentina y Francia que se ejecuta en el Centro de Investigaciones Endocrinológicas (Cedie), instituto del Conicet que funciona en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

Fellous dio una charla en ese hospital y otra en la Universidad Caece, invitado especialmente por la directora del Departamento de Ciencias Biológicas de esa universidad, la doctora Silvia Copelli, que a su vez investiga en el Cedie.

-Profesor, ¿cuál es su principal tema de investigación?

-La fertilidad en la especie humana. Una pareja entre diez tiene problemas en la reproducción; es una proporción importante.

-¿Es consecuencia directa de la contaminación ambiental?

-Es complicado. Las condiciones medioambientales tienen que ver, pero no tenemos pruebas concluyentes. Hay sospechas, pero no pruebas, sobre el insecticida DDT.

-Pero a menudo se dice que la infertilidad humana aumenta...

-Depende. En las áreas en las que podemos medir la fertilidad porque la gente tiene acceso a la atención médica la decisión de casarse y de tener hijos es mucho más tardía que hace años. Antes las mujeres eran madres mucho más jóvenes. Ahora no. Por eso pueden incidir muchos factores.

-¿Qué opina de la fertilización asistida?

-Para los pacientes que sufren infertilidad es un descubrimiento muy importante. Pero si una persona infértil tiene un hijo puede que ese hijo también sea infértil.

-¿Es justificable el temor de que estas intervenciones sobre la fertilidad tengan impacto genético en la especie?

-Es difícil predecir qué pasará. Con el progreso de la medicina, no sólo las personas infértiles sino también las discapacitadas pueden tener hijos y transmitirles su enfermedad. Por primera vez en la historia de la humanidad estamos en el reverso de la eugenesia.

-¿Y esto es bueno o malo?

-No existe nada bueno o malo. Algunas enfermedades pueden ser útiles en ciertos contextos. Por ejemplo, la hemoglobinopatía, una afección genética que en Africa aumenta la resistencia a la malaria.

-¿Qué opina de la terapia génica?

-Brinda una gran esperanza. Desafortunadamente aún no hay resultados positivos. En la enfermedad de la burbuja, la de los niños sin mecanismos de defensa, se probó durante seis meses, pero después los chicos sufrieron leucemia porque el gen fue a parar al lugar equivocado. No tenemos suficiente conocimiento para ubicar el gen en el lugar correcto, es decir, el target. Toda la terapia génica que ha sido probada no ha sido efectiva. Por supuesto continuarán las investigaciones, pero por ahora no hay nada concreto. Yo integro el Comité de Ingeniería Genética y Biología Molecular en Francia. Analizo todos los experimentos de terapia génica que se realizarán en Francia. Las compañías que ponen dinero están muy desanimadas.

-Usted integra el Comité de Organismos Modificados francés. ¿Qué piensa sobre éstos?

-Es fantástico producir nuevos cultivos, como la soja, el maíz, la colza. Por ahora, no se han comprobado anomalías en humanos o animales. El problema es otro. La agricultura que usa biotecnología es de tecnología muy avanzada, está en manos de algunas pocas y grandes compañías, es un monopolio. Hay que responder a esta pregunta: ¿podemos tener ambas agriculturas, el pequeño agricultor y la gran empresa? En Europa no se acepta esta tecnología: hay muchos pequeños campesinos. Y esa forma de vida debe ser protegida, porque es la cultura de ese lugar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.