En el Hospital Italiano. Lo trasplantan gracias a un hígado artificial