Los grupos de la población que necesitan estar bien alimentados

Requieren indicaciones especiales, afirman los especialistas
(0)
3 de mayo de 2003  

Algunas consideraciones especiales merecen hacerse en los casos de las embarazadas y los ancianos. En cuanto a las primeras, durante el segundo y tercer trimestre tienen un requerimiento calórico aumentado. Deben comer más calorías diarias. Y si realizan actividades, más todavía. Por eso, nunca deben hacer dieta, aun cuando sean obesas. Si tienen que cuidar el peso, el incremento calórico puede lograrse comiendo un yogur con cereales, dos frutas en vez de una, o tres tostadas en vez de dos.

Por su parte los ancianos, especialmente los que viven solos o están en alguna institución, tienen mucha propensión a la desnutrición. Después de los 80 años, disminuyen enormemente el peso, la masa muscular y se debe vigilar especialmente la calidad de los nutrientes. Los ancianos suelen perder el gusto, esto los hace tener menos apetito, y el caso suele agravarse con problemas de dentición que les impiden la masticación. "Si a eso le sumamos que está solo en la casa, tiene miedo de lastimarse si sale a comprar algo, entonces la cena tradicional es té o café con leche con galletitas y un poco de pan", resume la nutricionista Vesna Lerotich. Así, de un día para otro, se descompensan.

Una buena solución es agregar queso a esa cena, indicar que la taza sea enteramente de leche y luego agregue el saquito de té, y si no está siguiendo dieta hiposódica, puede agregarse una tajada de fiambre. En los ancianos, el líquido es una indicación más, como un medicamento, porque al tener menos grasa se deshidratan muy fácilmente. No tienen sed, pero hay que lograr que beban un litro de agua por día.

Dónde consultar

Sociedad Argentina de Nutrición (011) 4954-0400

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.