Son cada vez más competitivos. Los riesgos de ser chicos autoexigentes