Según un estudio estadounidense. Los videojuegos violentos fomentan la agresividad