Mañana abre las puertas el Primer Festival de Cine y Video Científicos

Exhibirán veinte películas en competencia y habrá encuentros con realizadores
Nora Bär
(0)
30 de septiembre de 2005  

Probeta... cámara... ¡acción! Mañana debuta el Primer Festival de Cine y Video Científicos del Mercosur, una iniciativa que convocó a 83 realizadores en torno de temáticas como las ciencias naturales, la tecnología, las disciplinas biomédicas, y las humanísticas y sociales.

Organizado por el Programa de Comunicación Social y Divulgación de la Ciencia, de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Nación (Secyt), y el Departamento de Artes Audiovisuales del Instituto Universitario Nacional de Artes (IUNA), el encuentro exhibirá mañana y pasado, los veinte films seleccionados para la competencia y clásicos del género. Habrá retrospectivas, un homenaje, charlas con investigadores y directores.

El jurado -integrado por Juan Bautista Stagnaro, Leonardo Moledo, Ruth Ladenheim y Diego Golombek- será presidido por el célebre documentalista argentino Jorge Prelorán, maestro de lo que él llama "etnobiografías", que le permiten retratar a individuos de distintas culturas y comunidades.

"Pensamos que la divulgación científica es naturalmente informativa y educativa, pero también una experiencia estética -dice Ignacio Jawtuschenko, coordinador general-. El cine es un excelente canal para comunicar ideas complejas y por eso queremos fomentar la exhibición de este material que está oculto."

Una muestra heterogénea

"Hay un poco de todo -cuenta José Luis Castiñeira de Dios, director del Festival y decano de la carrera de Artes Audiovisuales en el IUNA-. Algunas obras son pedagógicas, otras, temáticas... Creo que la selección ofrece un panorama bastante rico."

Para Castiñeira de Dios es una feliz coincidencia que se haya anunciado la posibilidad de que el año próximo haya un canal educativo dependiente del Ministerio de Educación. "Es una nueva propuesta para la producción audiovisual local -estima-. Precisamente, nosotros propiciamos que la gente que se forma en cine y video no sólo piense en el largometraje que lo lleve a un festival internacional, sino también en otras formas de expresión artística igualmente válidas. En esta convergencia de lo audiovisual, todas van a tener que encontrar el camino de la calidad. Si la ambición es que las obras sean conocidas por la mayor cantidad de gente, hay que cumplir con las reglas del arte."

Ayer a la tarde, recién llegado al país desde Los Angeles, Prelorán estaba comenzando a ponerse en tema: "¿Mi criterio?... ¡Dios mío! -respondió, con su proverbial franqueza, a la pregunta acerca de los valores que considera destacables en este género-. Yo hice alguna vez un poco de cine científico en mi juventud. Lo último fue una serie de siete horas sobre la Patagonia. El cine etnográfico puede considerarse científico, aunque yo no lo soy".

Pero enseguida agregó: "El cine es la forma más extraordinaria de comunicar realidades directas y no aburrir. Me parece fantástico que América latina se reúna en torno del cine. Poder conocernos es fenomenal, sensacional.

"Ya estoy viejo -concluyó más adelante-. Tengo 72 años y hace 10 que no filmo. [Ahora] estoy haciendo libros que son historias de vida. Tengo como treinta. Es absolutamente fascinante. Son libros de trescientas páginas con fotografías a toda página. Cuentan la vida de personas, pero sin introducción ni nada... Estoy harto de que haya alguien que tenga que explicar lo que el lector entiende perfectamente. Soy profesor emérito de la Universidad de California, pero si no veo a otro alumno en mi vida... (se ríe). Es que fueron fabulosos, pero me impedían hacer mi cine. Y ahora mi tiempo es mío."

El encuentro, prometedor, es en la Biblioteca Nacional, Agüero 2502. Informes: www.cinecien.secyt.gov.ar .

Por: Nora Bär

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.