Movimiento #Me too: llegó al consultorio y cambia la relación entre médicos y pacientes

Muchos profesionales confiesan que tienen temor a ser malinterpretados; si bien no hay códigos o protocolos escritos, se toman medidas para implementar el enfoque de género
Antes de una revisión, hay que explicarle al paciente lo que se hará, aconsejan
Antes de una revisión, hay que explicarle al paciente lo que se hará, aconsejan Crédito: Shutterstock
Muchos profesionales confiesan que tienen temor a ser malinterpretados; si bien no hay códigos o protocolos escritos, se toman medidas para implementar el enfoque de género
Fabiola Czubaj
(0)
24 de junio de 2019  

Un endocrinólogo le explica por primera vez a una paciente con problemas de tiroides que atiende desde hace décadas que tiene que tocarla para poder palparle el cuello. En la guardia de un sanatorio, un médico le indica a otra que consulta por un fuerte dolor abdominal que ella tiene que desabrocharse el botón del pantalón para que pueda examinarla.

A un paciente que vuelve a un nuevo chequeo preventivo de próstata le llama la atención que el médico joven que esta vez asistió al urólogo le pidió disculpas antes de comenzar el control. Melina Doti Fabro, de 29 años, fue a un Centro de Salud y Acción Comunitario (Cesac) porteño para solicitar un apto físico para el gimnasio: la revisación no la hizo el médico que la recibió, sino la enfermera que lo acompañaba en el consultorio.

El movimiento #MeToo, que alentó a las mujeres a hablar sobre los abusos, está cambiando en nuestro país también la relación entre médicos y pacientes una vez que se cierra la puerta del consultorio. En esa adaptación, que es tema de conversación entre colegas, aparece el temor a la denuncia o un malentendido hasta el extremo de pasar por alto la revisión de ciertas zonas del cuerpo o derivar la consulta.

También en la atención pediátrica hay padres que se sorprenden con ciertos cuidados durante la consulta. Natalia Mendía, madre de una adolescente de 14, comenta que la pediatra de su hija le anticipa cada paso de la revisación aunque la conoce desde bebé. "En un momento, le pidió permiso y le avisó que le palparía las mamas para calcular la posibilidad de desarrollo. En relación con los genitales, la revisó con cuidado en una oportunidad por una paspadura", explica.

No hay guías ni protocolos especiales con los que pudiera dar LA NACION en el sector público o privado. En varios lugares, se están actualizando, diseñando o implementando medidas con un enfoque de género. En el Hospital de Clínicas, por ejemplo, se aplica un protocolo de prevención de la violencia de género de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, donde se forma el 60% de los médicos del país.

Según explican en el Hospital Universitario Austral, este cambio sociocultural "sirve para reflotar, recordar y readecuar los protocolos con elementos preventivos, la difusión de los derechos del paciente [que incluye el de recibir un trato digno y respetuoso] y la incorporación de un sistema de reporte de situaciones de violencia".

En el caso de los menores, la Secretaría de Salud de la Nación actualizó el año pasado las Guías sobre Derechos de Adolescentes para el Acceso al Sistema de Salud. Allí se indica que todos los chicos y los adolescentes que consulten solos deben ser atendidos de acuerdo con la ley Nº 26.529 de paciente, historia clínica y consentimiento informado.

La ginecología es una de las especialidades más atravesadas por los conflictos
La ginecología es una de las especialidades más atravesadas por los conflictos Crédito: Shutterstock

"Nunca se puede negar la atención en función de la edad del o la paciente, o por concurrir sin el acompañamiento de una persona mayor de edad", se recuerda. En la práctica, en esos casos, los profesionales toman cuidados adicionales, como dejar la puerta del consultorio abierta o, en el caso de tener que hacer un examen físico, buscan a otro profesional del mismo sexo que el menor para que esté presente durante la revisación.

Julio Ravioli es miembro de la Academia Nacional de Medicina y asesor médico legal e integrante de los comités de bioética del Cemic y el Sanatorio Finochietto. Define la relación entre médicos y pacientes como "un vínculo privilegiado y protegido de confianza, confidencia y secreto. Hay alguien que de algún modo, metafóricamente, se desnuda para dar información que quizá no comparte con nadie más". Y eso, destaca, puede generar malos entendidos.

En la práctica, con temor

"Estamos enfrentando cambios culturales y sociales vinculados con el rol y los derechos de las mujeres. Es un hecho que genera conmoción en un mundo con una tradición cultural que me atrevo a calificar como con un sesgo machista. La práctica de la asistencia de la salud también es un ámbito en el que las actitudes y el lenguaje deberían cambiar -reflexiona Ravioli-. Los sucesos y los movimientos femeninos hacen que los profesionales adopten ciertas medidas de cuidado que antes no se tomaban, como hacer ciertos exámenes con testigos, recurrir a nuevas formas de acercamiento, cambiar la manera de tocar o palpar, y cómo se establece la relación con los pacientes. Estos modos están cambiando. Son temas que preocupan y se hablan entre los médicos".

Y anticipa, de acuerdo con su experiencia, que "estas modificaciones en las actitudes entre los profesionales y las personas, en especial, con mujeres, niños y adolescentes, tenderán a evitar situaciones equívocas que pueden terminar en denuncias, en ocasiones, con argumentos que también pueden ser falsos o distorsionados".

La ginecóloga infantil y juvenil Sandra Vázquez trabaja en el Hospital General de Agudos Dr. Cosme Argerich, del barrio de La Boca. Cuenta que, "en muchas oportunidades, los médicos de distintas especialidades sienten temor de hacer los exámenes físicos de la manera en la que habitualmente lo hacían". Y pone como ejemplo que los pediatras varones hacían un examen físico completo, que incluye la observación de los genitales externos en las niñas.

"Actualmente, en las prepúberes han dejado de hacerlo y las derivan a especialistas mujeres para evitar que pueda haber una interpretación errónea de ese examen. Y, si lo hacen, les solicitan a las madres que estén presentes. También hay ginecólogos que han dejado de hacer como evaluación de rutina la palpación mamaria", agrega Vázquez, que también es miembro del consejo asesor de la Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva.

Se está, a la vez, "ante un escenario de riesgo en el que se pueden dejar de hacer controles o brindar prestaciones por temor, por lo que es necesario definir cuál es el término de equilibrio en el que hay que consensuar con los pacientes cómo será la atención durante la consulta, informarlos antes en qué consiste el examen que es necesario hacer", analiza.

Para Mabel Bianco, presidenta y fundadora de la Fundación Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), "hay miedo". Afirma que los profesionales toman más recaudos en general porque tienen temor a una denuncia por acoso o violencia, "pero eso no significa que expliquen más y mejor ciertas prácticas".

Opina, además, que en esto no hay diferencia si se trata de un médico o una médica. "Tiene que ver con la formación: el pregrado es la transmisión de formas de prácticas sin género", insiste Bianco.

"Las mujeres no siempre se animan a hablar en el consultorio. Se asustan o tienen temor de decirles algo a los profesionales y que no las atiendan bien. Y aún se enojan poco cuando algo sucede en un ámbito en el que se da una relación de poder desigual. En ese contexto de asimetría de poder, las mujeres no jerarquizan la privacidad y la intimidad, especialmente en los servicios públicos de salud".

Información previa

Veintiocho entidades integran la Federación Argentina de Sociedades de Ginecología y Obstetricia (Fasgo). Su presidente, Héctor Bolatti, comparó los efectos del #MeToo con el impacto en su especialidad que tuvieron las denuncias por violencia obstétrica.

"Va a pasar como en los Estados Unidos y Europa, donde ningún ginecólogo atiende sin su ayudante al lado, que debe ser mujer para que sea testigo de lo que sucede durante la consulta -indica-. Esto va a interferir en la relación médico-paciente y en la calidad de la atención. Muchas veces, esa relación no es buena porque los profesionales no explican bien lo que van a hacer y eso, hoy, no es correcto y genera hasta juicios por mala praxis".

Como otros profesionales consultados, insiste en la importancia de esa información previa. "Hay que tener por costumbre explicarle el procedimiento a la paciente. En ginecología, el control más común es la extracción de muestras para el Papanicolaou, la colposcopía y el examen de mamas: siempre hay que tomar la precaución de pedirle a la mujer que por favor se quite la ropa interior y se coloque la bata si no lo hace", comparte, a modo de consejos básicos en una especialidad cruzada con la intimidad y el pudor.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.