Pedido de la OMS a los países ricos

Si invirtieran en los pobres el 1% de su PBI se evitarían 8 millones de muertes
(0)
21 de diciembre de 2001  

GINEBRA (EFE).- Si el mundo desarrollado aumenta sus inversiones en salud en los países pobres y éstos también lo hacen se podrían evitar hasta ocho millones de muertes anuales por infecciones y enfermedades maternas, señala un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El estudio, que se presentó ayer, fue elaborado por la Comisión sobre Macroeconomía y Salud de la OMS y en sus conclusiones indica que la actual contribución de los países ricos en pro de la salud, de unos 6000 millones de dólares al año, debería elevarse a 27.000 millones para el año 2007.

La inversión, sin embargo, tendrá que llegar a los 66.000 millones de dólares anuales, por lo que también los países pobres tendrán que contribuir a cambiar la situación, añade.

Los expertos proponen que la mitad del aumento de las inversiones proceda de la ayuda internacional al desarrollo, con un aporte de un 0,1% de su producto bruto interno (PBI), y que los países pobres proporcionen la otra mitad redefiniendo las prioridades de sus presupuestos. Estos países tendrían que elevar su gasto presupuestario en salud hasta una cantidad equivalente al 1 % del PBI para el año 2007 y al 2 % para 2015.

En los países de bajos ingresos las necesidades mínimas para hacer frente a los desafíos en materia de salud, incluida la lucha contra el sida, son de unos 30 o 40 dólares por persona al año; en la actualidad sólo se destinan 13 dólares. Esto contrasta con los 200 dólares, por año y per cápita, que se gastan en los países desarrollados.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.