Lo demuestra un estudio de la Clínica Mayo, de EE.UU. Por qué el optimismo nos vuelve saludables y más longevos