Practicar deportes en la nieve, una buena idea que no admite improvisados

Con frecuencia, como indica el caso que relata un especialista, los esquiadores sufren lesiones por falta de preparación
(0)
3 de mayo de 2003  

El año último, Jorge, de 45 años, decidió que con los primeros días fríos haría su primer viaje al sur de la Argentina, para conocer la nieve.

Viajó a San Martín de los Andes, con toda su familia, y casi no se dieron tiempo para dejar las valijas en el hotel: vestidos con el atuendo indicado, se lanzaron a la aventura de esquiar en el bello paisaje de montaña.

Como muchas personas de todas las edades y capacidades físicas, Jorge, su mujer y sus hijos se sumaron así a una actividad que crece continuamente como disciplina deportiva familiar. Sobre todo, el fenómeno ocurre entre las clases media y alta de este país, que antes viajaban con frecuencia al exterior y desde hace un tiempo eligen la Argentina para pasar sus días de descanso.

Como a muchas de esas personas que desconcen los pormenores y cuidados que exige esa práctica, a Jorge no le fue demasiado bien. Su inexperiencia lo llevó a sufrir lesiones que obligaron a trasladarlo de nuevo a su casa de Buenos Aires, donde requirió ser tratado por un médico especialista. Sufrió una caída y la zona afectada de su cuerpo fue la rodilla.

Traumatismos

No es raro: aunque las lesiones más frecuentes del esquiador son los traumatismos del dedo pulgar, las de la rodilla se incluyen entre las más serias, y es bueno recordar que también el hombro es sitio frecuente de traumatismos.

Las lesiones de la rodilla pueden afectar sólo al ligamento interno o producir lesiones más graves al dañar el ligamento cruzado anterior. También vale la pena señalar que las fracturas de rodilla se registran muy a menudo.

Muchas de estas lesiones pueden requerir inmovilización inmediata y eventualmente cirugía reparadora.

El esquí es un deporte que combina velocidad y control. Muchos factores influyen en la pérdida de ese control, con las consecuentes lesiones traumáticas.

Las tablas fijadas a las botas actúan como una gran palanca, transmitiendo enorme fuerza a la pierna y la rodilla. Por eso es fundamental la utilización de una fijación adecuada a la altura del deportista, su peso corporal, nivel de entrenamiento y aprendizaje, etcétera.

El mecanismo más frecuentemente involucrado en las lesiones de rodilla es un movimiento rotatorio que traba el esquí en la nieve y lleva la pierna hacia fuera.

Fue el caso de Jorge.

Cuando el problema se solucionó, conversamos en el consultorio sobre una cuestión clave: le expliqué que los esquiadores fatigados y los menos expertos tienen más probabilidades de sufrir lesiones.

Por eso, un aspecto importante es la preparación física antes de la temporada de esquí. El esquiador recreativo deberá tener una base aeróbica para tolerar toda la jornada de actividad intensa en la nieve y evitar la fatiga prematura que predispone a lesiones. También deberá enfatizarse el fortalecimiento de los miembros inferiores en movimientos excéntricos similares a los del esquí, los cuales pueden simularse mediante el patinaje, el roller, las sentadillas y estocadas.

Por último, recordar que la hidratación durante el día, y el estiramiento y masaje al finalizar la jornada harán más eficiente el trabajo muscular y, en consecuencia, más placentera la estadía en la montaña.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.