Preocupan en los Estados Unidos los errores quirúrgicos

Se equivocan de órganos o pacientes
(0)
19 de diciembre de 2001  

NUEVA YORK (The New York Times).- La mayoría de las personas distingue fácilmente entre la izquierda y la derecha. Pero para algunos cirujanos esto parece ser un problema. Al menos en 150 oportunidades desde 1996 especialistas de hospitales de los Estados Unidos operaron el brazo, la pierna, el ojo, el riñón u otra parte del cuerpo equivocados o en el paciente equivocado.

Estos errores no deberían suceder jamás, pero ocurren demasiado a menudo, dijo la Comisión Conjunta de Acreditación de Organizaciones de Salud en una segunda declaración sobre el tema.

Debido a que el primer alerta fracasó, el presidente de la comisión, doctor Dennis S. O´Leary dijo que la organización intentó "una táctica distinta, dirigida a los pacientes", urgiéndolos a que soliciten al cirujano que señalen el sitio por intervenir antes de ingresar en el quirófano. Si no lo hacen los médicos, dijo el doctor O´Leary, que lo realicen los pacientes.

El presidente de la comisión agregó que no sólo debían marcar la parte del cuerpo por operar, sino también la que no debía ser tocada. Pero, aun así, hubo errores.

Y suceden en los mejores hospitales. Las cirugías en pacientes equivocados suelen ocurrir cuando sus nombres son parecidos. Los errores en órganos, debido a que los médicos observan al revés placas o imágenes.

El Departamento de Salud de Nueva York aplicó una multa de 14.000 dólares al Long Island College Hospital, en Brooklyn, debido a una operación de cerebro del lado equivocado. Es el segundo error del hospital, que en junio de 2000 reportó una cirugía oftálmica en el ojo que no correspondía.

Se registraron errores en una operación de cerebro en el prestigioso Memorial Sloan-Kettering Cancer en 1995 y en la Universidad de Washington, que en 1999 aceptó su responsabilidad por un instrumento de varios centímetros olvidado en el abdomen de un paciente con cáncer. La falta costó casi 100.000 dólares.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.