Rellenos y volúmenes, la nueva estética

Los gurúes de la especialidad afirman que el envejecimiento se debe a la falta y no a la caída del tejido
Los gurúes de la especialidad afirman que el envejecimiento se debe a la falta y no a la caída del tejido
(0)
2 de mayo de 2004  

VANCOUVER, Columbia Británica.- Más que diferentes, las personas quieren verse más jóvenes, tener la cara con la que sueñan y no la que les devuelve el espejo. Quieren procedimientos más rápidos, menos costosos e invasivos.

"Creo que esta forma de pensar es hoy un paradigma" dijo el doctor V. Leroy Young de Saint Louis, presidente de la la Sección Tendencias Emergentes de la Sociedad Norteamericana de Cirugía Estética y Plástica, que tuvo su reunión anual en esta ciudad.

Los cirujanos, según Young, están abandonando las cirugías más agresivas y se inclinan por retoques e inyecciones. Actuar pronto y con frecuencia podría ser su lema.

"El cambio -según el doctor Brian Kinney, de Los Angeles- ocurre porque la gente más joven no quiere esperar, desea comenzar ahora, pero con presupuestos pequeños. Además, no tienen mucho tiempo. Somos una sociedad que desea gratificación inmediata."

Los cambios drásticos, aparentemente, son una excepción a pesar de la potencial influencia de los shows televisivos que muestran importantes cirugías. Otra fuerza que continúa trayendo nuevos aires a la cirugía estética es el surgimiento de nuevas tecnologías. La liposucción y las inyecciones de Botox fueron revolucionarias.

Pero ahora nuevas partes del cuerpo llaman la atención. Los implantes de pantorrilla nunca tuvieron verdadero éxito, pese a estar disponibles. Pero los implantes de glúteos podrían tenerlo, a juzgar por su reciente incremento.

Rellenar, no levantar

Mucho más importantes son los nuevos rellenos para ser infiltrados bajo la piel. Según algunos, la idea de levantar es anticuada e inapropiada. La gravedad no es la enemiga de la juventud, aseguran, sino la pérdida de volumen. Los liftings existen, pero son muy específicos.

Ahora no es "toda" la cara la que se trata, sino la frente o la parte media. Y hay técnicas mínimas, algunas que implican nuevas suturas, utilizadas en el lifting de week-end, llamado así por tener un tiempo brevísimo de recuperación.

La mayoría de los cirujanos, sin embargo, es fiel a sus bisturíes y pocos predicen que el lifting tradicional sea reemplazado por completo.

El doctor Sydney Coleman, de Nueva York, reconocido como el gurú de las inyecciones de grasa, desarrolló técnicas para sacar grasa de una parte del cuerpo e inyectarla en pequeñas cantidades en la cara y otras áreas.

La grasa es tejido vivo y bajo condiciones correctas sobrevivirá en su nueva ubicación. El doctor Coleman también trabaja con otras sustancias y manifestó que esos métodos, todos para restaurar el volumen de la cara envejecida, están reemplazando a los anticuados, basados en cortes y bisturíes. Coleman y los partidarios del volumen aseguran que el daño debido a la gravedad ha sido exagerado. El verdadero responsable, dice, es la pérdida de tejido bajo la piel. El lifting de una ceja (o frente) no ataca al verdadero problema. La ceja, agregó, "se cae porque le falta volumen, y estirarla hacia arriba no tiene sentido".

Coleman toma la propia grasa de la persona y la coloca en pequeñas cantidades bajo la piel con un instrumento de punta chata llamado cánula. Hace lo mismo con el párpado inferior hundido, y sostiene que no tiene sentido cortar el músculo y la grasa, que es lo que hace la cirugía habitualmente, porque ese procedimiento "hunde la mirada".

Para los labios, sin embargo, utiliza un nuevo material, el ácido hialurónico, sustancia que también se encuentra en el cuerpo, que sirve de relleno pero que no es permanente.

Otro de los rellenos, cuyo mercado crece a pasos agigantados, es una sustancia natural llamada calcio hydroxylapatite. Coleman criticó su extendido uso, pero muchos lo encuentran útil. "Nadie lo usó durante más de dos años en el tejido subcutáneo, no hay suficiente experiencia", dijo.

Zonas de riesgo

Aun con sustancias de gran seguridad la técnica utilizada es crucial: con una aguja muy puntiaguda se puede perforar una arteria, la grasa puede ser inyectada y bloquear capilares cortando el fluir de la sangre.

Algunos pacientes que se realizaron una liposucción murieron de embolia pulmonar de esa manera. Las inyecciones en la cara causaron casos de ceguera al ser accidentalmente bloqueada la arteria de la retina, aseguró Coleman.

Los riesgos son parte de toda cirugía, pero las personas que buscan servicios estéticos no están enfermas y los cirujanos hacen hincapié en que los pacientes necesitan saber que por más benignos que parezcan, como la liposucción, son de cualquier manera procedimientos quirúrgicos.

Otra innovación más mecánica está relacionada con las suturas. El hilo sintético utilizado para coserlas tiene púas en todo su recorrido para ayudar a que se fije en los tejidos. En un lifting tradicional, los cirujanos realizan un gran corte en la cara, levantan una sección de la piel y el tejido debajo de ella y unen con suturas como cables para levantar la cara. La recuperación lleva semanas.

Con el nuevo tipo de suturas, aseguran los cirujanos, pueden realizar una incisión pequeña y utilizar una aguja larga para suturar por debajo de la piel hasta el lugar donde debe ser fijada y la cosen hacia arriba.

Una nueva tecnología utiliza herramientas que emiten ondas radiales para tensar la piel. Pero las estadísticas muestran que no funciona en un 20% de los casos. Otra de las novedades es el implante de glúteos, un procedimiento que los médicos observan de cerca.

Los números son aún bajos: 3885 procedimientos el año pasado, pero un 533% más que durante 2002. Si los norteamericanos se vuelven tan locos por los glúteos como lo están por el busto, la cirugía plástica tendrá una nueva fuente de ingresos. Más de 280.000 mujeres se realizaron implantes mamarios en 2003.

Como señaló el doctor Young, "contrariamente a los implantes mamarios, los glúteos pueden ser aplicados tanto en hombres como en mujeres. El desafío, aún, es saber si es una moda pasajera o si se está llegando a un punto en el que bastante gente lo adopte".

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.