Según un estudio hecho en EE.UU. Rezar por los enfermos no mejora su salud