Toma calmantes el 18% de la población

La tendencia es mayor luego de los 50 años
La tendencia es mayor luego de los 50 años
(0)
26 de agosto de 2001  

Una encuesta realizada por Gallup Argentina para LA NACION revela que la mitad de los argentinos han experimentado stress, depresión o desgano el último año y que el 18% de ellos (prácticamente 2 de cada 10 personas) consumió tranquilizantes o calmantes para dormir o durante el día a lo largo del mismo lapso.

La encuesta, realizada sobre una muestra de 1175 casos (mayores de 17 años), que cubrió Capital Federal, los 25 partidos del Gran Buenos Aires y 24 ciudades y localidades del interior, halló además que las mujeres consumen más de los fármacos en cuestión que los hombres (22% contra 14%), y que, en un sexo y otro, la proporción de consumidores aumenta con la edad.

Mientras que después de los 50 años manifestó consumir tranquilizantes el 28%, la proporción se redujo al 18% entre los encuestados de 35 a 49 años, al 12% entre los 25 y 34 años y al 7% entre los de 18 a 24 años de edad.

También es mayor el porcentaje de mujeres (55% contra 44% hombres) que manifestaron haberse sentido con stress, deprimidas o desganadas durante el último año. Esos estados de ánimo aparecieron como más frecuentes entre los encuestados de 25 a 34 años (el 57% de los casos) y cuando tenían mayor educación (el 59% de los universitarios contra el 49% de los de educación primaria.)

El 59% de los consumidores de calmantes (11% del total muestral) dijo que los tomaba para dormir, en tanto que el 28% (5%) afirmó que lo hacía durante el día, y un 13% (2%) admitió que los tomaba tanto de día como de noche.

Entre los que más toman tranquilizantes con el objetivo de conciliar y mantener el sueño se encuentran los mayores de 65 años (el 87%), en tanto esa proporción baja entre los más jóvenes (58%), que, en cambio, los consumen más durante el día (46% contra 19% en el grupo de mayor edad).

Consultado sobre los resultados de la encuesta, el doctor Miguel Márquez, director de la carrera de Especialistas en Psiquiatría de la UBA, dijo que las conclusiones reflejan la exposición de un número cada vez mayor de argentinos a estados de "stress, depresión y, seguramente, ansiedad". Márquez señaló que la encuesta muestra que las diferencias entre un sexo y otro van achicándose y "aunque los hombres utilizan más al alcohol como ansiolítico que las mujeres."

Fármacos mal recetados

El psiquiatra, sin embargo, admitió que es probable que aún un mayor número de personas ingieran calmantes o tranquilizantes. "Y en muchos casos sin indicación o vigilancia de especialistas -afirmó-. A veces porque nunca se los recetaron y la persona toma lo mismo que un familiar o un vecino; otras, porque una vez se lo recetaron y lo incorpora para siempre, o quizá porque a algunos médicos les resulta más fácil repetir la receta que analizar si conviene o no seguir medicando así a su paciente."

El psiquiatra dijo que estos fármacos son muy eficaces "bien utilizados", pero que en nuestro país se consumen demasiados tranquilizantes y mal.

"Por un lado -explicó-, se los toma en forma crónica; por otro, se consumen para patologías en las que no están indicados. Hay una notable cantidad de pacientes con depresión mal medicados con tranquilizantes, que sólo logran un alivio parcial de sus síntomas, pero no la curación. Y el problema es que entonces los tranquilizantes no pueden dejar de tomarse. Algo similar ocurre cuando se toman, en forma crónica, para dormir."

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.