Tratar la presión ocular alta previene el glaucoma