Un argentino, al frente de la lucha contra el sida