Un día de todos y de todas

Por Liliana Pantano Para LA NACION
(0)
3 de diciembre de 2001  

¿Por qué el 3 de diciembre?

Porque el 3 de diciembre de 1982, Naciones Unidas aprobó el Plan de Acción Mundial (PAM) para el Decenio de las Personas con Discapacidad.

La Comisión de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha declarado firmemente que todos los esfuerzos deben converger para que estas personas logren el pleno disfrute de sus derechos.

De tal suerte, trabajar en relación con este "día" no es sólo ocuparse de "los otros" sino de "nosotros". Es decir tanto de las personas que están afectadas por una deficiencia o daño que les ocasiona alguna discapacidad (innata o adquirida), como de todos aquellos que pueden adquirirla en cualquier momento (por enfermedad, accidente hogareño, laboral, de tránsito; por guerra o catástrofe).

El PAM marcó como pilares fundamentales la prevención, la rehabilitación integral y la equiparación de oportunidades, pero no sólo para beneficiar a un segmento demarcado de la sociedad.

El 3 de diciembre debe ser reconocido como un espacio social común para hablar en voz alta y con todas las letras de un tema en el que hay que trabajar todo el año. Para esto hace falta contar con las leyes, las políticas y los presupuestos adecuados. Estas herramientas no tienen que ver con la caridad o el asistencialismo sino con el derecho de todos y de todas a una vida digna, con acceso a todas las esferas del desarrollo personal y social.

Es fundamental que las personas con discapacidad accedan tanto a un diagnóstico oportuno y a una atención y rehabilitación adecuadas, como que puedan contar con un espacio físico, un transporte y un sistema de comunicaciones accesibles y seguros. Se trata de entender, simplemente, que debemos trabajar para "nosotros", cualquiera sea nuestra condición actual.

El Día Internacional de la Persona con Discapacidad tal vez nos permita entender un poco más nuestra vulnerabilidad como seres humanos y trabajar juntos pensando que el mundo es de todos y de todas..., aunque muchas veces no lo parezca.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.