Un ensayo de terapia génica en los límites de la ética

(0)
25 de diciembre de 2001  

NUEVA YORK (The New York Times).- En el campo de la terapia génica, los científicos trabajan cuidadosamente para evitar la introducción de una alteración genética que pueda luego ser transmitida a futuras generaciones. A pesar de eso, un experimento estaría cerca de quebrar esa barrera.

El ensayo clínico en cuestión, realizado por la compañía californiana Avigen, fue diseñado para insertar un gen terapéutico en el hígado de pacientes con hemofilia B, para inducir la producción de una proteína cuya ausencia caracteriza a esta enfermedad.

Pero el estudio fue frenado por la Administración de Alimentos y Medicamentos y los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, cuando Avigen notificó el hallazgo del vector (un virus modificado) que inserta los genes terapéuticos en el líquido seminal de uno de los pacientes

Las agencias monitorean de cerca los ensayos con terapias génicas para evitar que los genes terapéuticos se inserten en el ADN de espermatozoides u óvulos. Si esto ocurriera, los genes podrían quizá prevenir la aparición de enfermedades hereditarias en los hijos de los pacientes tratados, pero ambas agencias consideran que la alteración de la línea germinal humana no debe ser intentada hasta que exista un consenso al respecto.

Sin embargo, Avigen ha recibido permiso de las agencias para continuar el estudio; al paciente en cuestión se le indicó el uso de preservativo para evitar la posibilidad de ser padre de un niño genéticamente alterado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.