Viceversa. Una civilización en standby