Una clase magistral sobre el universo

La experta, que dirige el mayor observatorio del mundo, repasó aspectos sobre el origen, el presente y el futuro del cosmos
La experta, que dirige el mayor observatorio del mundo, repasó aspectos sobre el origen, el presente y el futuro del cosmos
(0)
26 de agosto de 2000  

Nada de guerras, aumento de impuestos, violencia o corrupción en el Senado. Ayer por la tarde, en el auditorio de La Nación , no hubo lugar para cuestiones cotidianas. La doctora Catherine Cesarsky, directora del observatorio astronómico más importante del mundo, transportó a los más de 300 asistentes a la conferencia hacia la maravilla: los confines del universo, sus orígenes y sus misterios. Algunos tan profundos que dejan sin la menor respuesta aún a personas como ella, número uno en el tema.

Así, luego de una detallada explicación sobre el gigantesco complejo astronómico que se está construyendo en el Cerro Paranal, en Chile, la especialista, directora del European Southern Observatory (ESO) y vicepresidenta de la Unión Internacional de Astronomía, se concentró en dos cuestiones que le quitan el sueño a los estudiosos del cosmos.

"¿Qué es esa energía?"

La primera se desprende de una sorpresa que los cielos revelaron a los astrónomos hace menos de dos años: "Siempre se creyó que a partir de la explosión inicial, la expansión del universo se iba desacelerando; es decir, que si bien se expandía, cada vez lo hacía más lentamente. Y que la fuerza de gravedad de las estrellas y galaxias deberían frenarlo por completo algún día", dijo Cesarsky. La sorpresa -explicó de inmediato- fue que, estudiando un tipo especial de supernovas denominadas 1A , los científicos descubrieron que la expansión del universo no sólo no se frena, sino que se acelera; es decir, que el universo cada vez se expande más rápido.

"Para que esto ocurra tiene que existir una fuerza que lo empuje, una energía capaz de compensar la de la gravedad y acelerar su expansión. Pero, ¿qué fuerza es ésa...? No lo sabemos. Es un gran misterio que bautizamos energía del vacío ".

El otro de los grandes misterios tiene que ver con la materia. "Cuando medimos las fuerzas en el universo, nos damos cuenta de que debería haber muchísima más materia de la que vemos o podemos detectar -explicó-. Pero, ¿dónde está esa materia? Probablemente sea de naturaleza diferente a la que conocemos. Y esa es otra de las grandes preguntas actuales. ¿Qué es y dónde está esa materia que llamamos materia oscura? " La científica no dejó de lado ningún tema. Mostró bellísimas imágenes del universo, y las acompañó de explicaciones muy didácticas. Así, ante los ojos de los asistentes desfiló una colección de objetos celestes tan fascinantes como extraños. "Esta es la nebulosa de la tarántula -dijo, ante la imagen de una nube multicolor, salpicada de estrellas-. Como la imagen fue tomada con infrarrojo, podemos ver las estrellas que están naciendo en su interior, diez veces más pequeñas que nuestro sol. Ese es un nivel de detalle que nunca habíamos logrado." Una mancha negra sobre un fondo de estrellas dio lugar a otra explicación. "Es una nube negra que aún no produce estrellas. Con los nuevos telescopios podemos estudiar este tipo de objetos por primera vez."

Un capítulo aparte merecieron las galaxias; las imágenes y los estudios sobre su evolución: espirales, redondas, que chocan entre sí, deformadas por no haber salido indemnes de esos colosales encuentros, o gigantes que fagocitan otras más pequeñas. "Vemos que las galaxias practican fuertemente el canibalismo", aclaró Cesarsky, antes de explicar que, como resultado de esos choques y ese canibalismo intergaláctico , se acelera el nacimiento de estrellas.

"Es que estamos viendo que la formación de estrellas en el universo no es constante -dijo la astrofísica-. Hubo épocas en que los choques de galaxias fueron mucho más frecuentes, hace miles de millones de años, y eso provocaba que se formara mayor cantidad de estrellas que ahora."

A la hora de las preguntas, los interrogantes de cada uno de los presentes denunció la variedad de intereses. Desde aquellas que exigían respuestas muy complejas ("¿hay un límite para la entropía ?"), hasta aquellas salidas casi de un relato de ciencia a ficción ("¿Cree que los gobiernos ocultan información sobre los OVNI?"). Cesarsky no eludió ninguna.

"Los científicos, en general, no creemos en los OVNI. Pero tomamos muy en serio la posibilidad de vida en otros mundos y suponemos que, efectivamente, existe -dijo la experta-. Se preparan serios experimentos para detectarla. Primero lo intentaremos en nuestro propio sistema solar. Luego trataremos de constatar la presencia de agua u oxígeno en planetas muy lejanos, que orbitan otras estrellas."

Preguntó un asistente: "Con todos estos telescopios cada vez más poderosos, ¿podremos algún día ver el Big bang, la explosión inicial?".

"No -contestó Cesarsky-. Hasta los primeros 300.000 años, la luz y la materia estaban mezcladas. Y la luz no podía salir de esa trampa y viajar, así que es algo que nunca podremos ver."

Cuando ya se habían tocado otros temas, como el de la forma plana del universo, Cesarsky debió hacer frente a una pregunta muy complicada. Pero no se amilanó: "¿Si tiene sentido el universo...? Estudiarlo es lo que tiene sentido. Y eso llena de sentido nuestras vidas".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.