Una muestra que humaniza a las víctimas de Sida

En el parque Las Heras, familiares y amigos de fallecidos por HIV estampan sus nombres y memorias en una manta muy particular
(0)
1 de diciembre de 2001  • 15:13

Desde que en 1998 la Organización Mundial de la Salud eligiera el 1° de Diciembre como la fecha universal de conmemoración de la Lucha contra el Sida, miles de gobiernos, fundaciones y organizaciones no gubernamentales de todo el globo planearon distintas actividades para crear conciencia y prevenir una de las enfermedades más tremendas del siglo XX.

En la Argentina, varias asociaciones sacaron a la luz su creatividad y coordinaron algunas actividades que van desde la distribución de material informativo hasta una caravana por la vida, pasando por una cena a beneficio en un restaurante de San Telmo.

Entre tanto movimiento, la Fundación por los Detenidos Sociales, Fundeto, y la ONG Solidaridad entre Argentinos, Soldar, organizaron una muestra en la plaza Las Heras denominada Nombre Argentina.

El proyecto se lleva a cabo en 37 países, donde familiares y amigos de personas que murieron por el virus del HIV colocan sobre una manta el nombre, la fecha de nacimiento y defunción, y cualquier dato que represente el espíritu de ese individuo.

“La idea –explicó Patricia Pérez, coordinadora del proyecto en diálogo con LA NACION LINE- es recordar a la persona no como un número sino como un ser humano al que le pasaron cosas que, de alguna manera, quedan reflejadas en el mantón”.

Según Pérez esta es una manera muy genuina de que la gente empiece a mirar el fenómeno del Sida desde “uno mismo, porque cuando lee las inscripciones se siente identificada y vive esa emoción de una manera muy personal”.

Esta particular exhibición se desarrollará hasta las 19, pero alrededor de las 17 se hará el cierre con la lectura de los nombres y la actuación del coro Kennedy, acompañado por un grupo que interpretará las canciones con el lenguaje de señas, previo encuentro con los participantes de la Caravana por la Vida, organizado por la Fundación Desida.

Además de recalcar la falta de medicamentos y la necesidad de un “director de Sida” en la Argentina, la coordinadora de la exhibición opinó que “aunque la prevención es muy importante, no hay que dejar de tener en cuenta la atención del enfermo porque el hecho de que una persona tenga un resultado positivo no significa que se va a morir. Lo importante es aprender a vivir con el HIV”.

La historia de las mantas

En 1989, las fundaciones Soldar y Funeso comenzaron a realizar las mantas argentinas, luego de tomar contacto con grupos canadienses y estadounidenses que llevaban adelante el Proyecto de los Nombres.

Los lienzos son un recuerdo de amor y vida de las personas fallecidas y, según los responsables de la organización, son una forma de educar a la gente sobre la prevención del HIV/Sida.

El objetivo de la exposición de las mantas es recordar a las personas fallecidas como seres humanos y no como un número más de las víctimas de la enfermedad. Actualmente, la muestra se realiza en treinta y siete países del mundo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.