Vinculan el ataque cerebral con la depresión