srcset

Educación

A fuerza de arte y juegos, más de 18.000 jóvenes se reconectaron con la escuela

Lucía Cullen
(0)
22 de noviembre de 2019  • 19:02

"No estudié", contestaba la mayoría de los alumnos de 2° año del Colegio Secundario N°48, de San Salvador de Jujuy, con la mirada esquiva y la cabeza gacha cada vez Rosa Alejandra Nina tomaba examen oral. "Ya no sabía cómo lidiar con la timidez de algunos y las caras largas por el desinterés de otros. Hoy, cualquiera que pase frente a mi clase se sorprendería al ver las sonrisas estampadas en los estudiantes, sus cuerpos ondulados al son de una música y el salón cubierto de pinturas", dice esta profesora de Biología, que implementa en el aula las actividades creativas y artísticas del programa de innovación educativa "Entornos Creativos" de la Fundación Crear Vale la Pena.

En el 2018, Nina recibió la formación docente que esta institución brindó en su escuela, así como en otras 49 de todo el país. Ya son más de 58.200 personas en situación de vulnerabilidad, entre 18.600 estudiantes y docentes, los beneficiados por esta propuesta que apunta a fortalecer la integración social y la capacidad socio emocional de los jóvenes.

"¿Qué se puede aprender de las cosas sino incluye nuestra propia experiencia con ellas? Las estructuras que organizan el sistema educativo medio no están conformadas en relación a los desafíos del siglo XXI. Entornos Creativos propone una metodología de aprendizaje y enseñanza a través del cuerpo, del arte y de la creatividad para recuperar el sentido social de la escuela", explica Inés Sanguinetti, socióloga, bailarina, coreógrafa y presidenta de la fundación.En alianza con los Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología y de Desarrollo Social de la Nación y con los gobiernos locales, llevan adelante el programa en escuelas secundarias públicas y comunidades barriales de Jujuy, Salta, Tucumán, Corrientes, Capital Federal y GBA y Azul, provincia de Buenos Aires.

Crear Vale la Pena tiene su sede en Beccar, donde funciona desde hace 20 años un centro cultural comunitario que promueve la transformación social a través del arte. "Hasta el 2011, ofrecíamos talleres artísticos extracurriculares en nuestro espacio y en escuelas. Tras viajar a Escocia, descubrí un modelo similar que funcionaba dentro de la curricula escolar. Quedé maravillada con la iniciativa. En el 2012 lanzamos un programa en la Ciudad y, en 2017, implementamos Entornos Creativos a nivel nacional", añade.

Estudiantes del bachillerato N°22 de Palpalá, Jujuy, en su clase de Matemática
Estudiantes del bachillerato N°22 de Palpalá, Jujuy, en su clase de Matemática

Una de las premisas del proyecto es pensar la escuela como "un aula abierta", integrada a la práctica comunitaria. "En cada lugar de acción, articulamos el trabajo en red con organizaciones sociales, municipios, actores del sector privado, docentes, estudiantes y artistas comunitarios, para abordar las problemáticas relativas a la comunidad y construir juntos oportunidades de desarrollo. Los artistas son los encargados de generar los puentes entre los aprendizajes dentro y fuera de la escuela", agrega Sanguinetti, quien en el 2018 viajó a Nueva York -entre otras ciudades internacionales- a representar esta iniciativa, que fue destacada como una de las 13 experiencias de mayor innovación pedagógica latinoamericana por el Programa Regional para el Desarrollo de la Profesión Docente en América Latina y el Caribe (Predalc).

En el aula

Es lunes por la mañana y Nina sale de su última clase. Lleva un apunte que se titula "anatomía de los hongos" y un anotador que reza "Entornos Creativos". En pocos minutos estará reunida junto a las dos artistas comunitarias que acompañan a los maestros de su escuela integrando los lenguajes artísticos y lúdicos a los contenidos curriculares.

Los rayos de sol azotan las ventanas del salón de 2° año este miércoles de noviembre. Cuando los estudiantes ven llegar a Nina con una caja en las manos junto a las dos artistas, le brillan los ojos. Hoy es el día de la semana en que el juego y la creatividad mandan en el aula. Los colores van cubriendo el salón, a medida que ellos pintan formas en un afiche. "¿Qué partes del hongo pueden ver en estas formas?", pregunta Nina y se va tejiendo un debate mientras la obra de arte sigue en marcha. Una vez concluida la actividad, los jóvenes habrán atravesado una evaluación que meses atrás se rehusaban de participar.

Al referirse al impacto que el programa tuvo en su curso, a Nina se le llena de vitalidad la voz: "Nunca hubiese esperado que los chicos que vivían pegados a la pantalla del celular, hoy me miren con los ojos bien abiertos o que se me acerquen para despejar alguna duda. Su rendimiento mejoró notablemente. Además, al experimentar los aprendizajes como un juego, afloraron algunos talentos, como la destreza poética de Camila y la soltura de Jorge en el teatro, quien siempre hablaba en voz baja y hasta tenía vocero. En cuanto vi que fue el primero de la clase en sumarse a la propuesta de disfrazarse para representar un tema que habíamos trabajado me emocioné mucho".

En la hora de Literatura, los jóvenes de 5° año se vendan los ojos. Cuando la oscuridad y los sonidos iluminan la imaginación, ellos se sumergen en su propio relato que luego será plasmado en un cuento de su autoría. A Sofía Otazo (18 años) estas experiencias no solo le permitieron encontrarse con algunos compañeros con los que no se había relacionado antes, sino que además le hicieron descubrir su vocación. "Me gustaría estudiar Licenciatura en Letras y poder contagiar la pasión a otros chicos como los maestros me lo transmiten a mí en las clases en que está presente el programa. Me resulta fascinante ver las ocurrencias tan distintas que surgen de cada uno en las actividades. Ahora somos un grupo unido".

Me gustaría estudiar Licenciatura en Letras y poder contagiar la pasión a otros chicos como los maestros me lo transmiten a mí
Sofía Otazo

A partir de los datos aportados por la Universidad de San Andrés y Flacso, que llevaron adelante investigaciones académicas sobre el programa Entornos Creativos, se conoció que el 100% de los docentes registran cambios positivos de los alumnos en la forma de expresarse.

Feria de Saberes Juveniles en el Secundario N°54, de Alto Comedero, Jujuy
Feria de Saberes Juveniles en el Secundario N°54, de Alto Comedero, Jujuy

En la segunda Conferencia Mundial sobre Educación Artística organizada por la Unesco se acordó que "la educación artística puede aportar una contribución directa a la solución de los problemas sociales y culturales que afronta el mundo contemporáneo". En esta línea, Mariana Leconte, Doctora en Filosofía e investigadora del Conicet, quien estudia la implementación de este programa en Corrientes, señala: "El arte pensado desde la creación colectiva invita a crear y poner en juego algo de uno. En ese sentido habilita a correrse de discursos asumidos, dando lugar a nuevas preguntas, a nuevas herramientas para resolver conflictos y promoviendo de este modo, el espíritu de pertenencia".

El arte habilita a correrse de discursos asumidos, dando lugar a nuevas preguntas, a nuevas herramientas para resolver conflictos y promoviendo de este modo, el espíritu de pertenencia
Mariana Leconte

Unir a la escuela con la comunidad

A pocos metros del colegio secundario N°48, ubicado en el barrio Alto Comedero, a unos 10 km al sureste de la ciudad de San Salvador de Jujuy, resuenan las cuerdas de un charango en un parlante. En la zona que hasta hace pocos días, reinaba el silencio hostil de un gris paredón, ahora está inundada de risas, tarros de pintura desparramados y de las macetas que trajeron los estudiantes de la escuela primaria N°458. La cadencia de los abuelos que toman el pincel se entremezcla con el entusiasmo de los jóvenes que pintan de amarillo un saxofón y de blanco una pelota. Con la mirada clavada en el mural que reza "Los saberes del barrio", a todos se les dibuja una sonrisa. Entre toda la comunidad y el equipo de Entornos Creativos lo hicieron posible.

Mural intervenido por la comunidad de Alto Comedero, uno de los proyectos organizados por Crear Vale la Pena
Mural intervenido por la comunidad de Alto Comedero, uno de los proyectos organizados por Crear Vale la Pena

Para mas información sobre la fundación y sus programas, se puede ingresar a su sitio web,contactarse a través de sus redes sociales. o al tel +54 11 4723-0048.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.