Opinión. Adaptarse al cambio para sobrevivir