Coronavirus en la Argentina: la pareja que debió posponer el sueño de casarse

Belén y Francisco
Belén y Francisco Crédito: Gentileza
Lorena Oliva
(0)
17 de marzo de 2020  • 11:24

A medida que la situación local en torno al nuevo coronavirus se fue agravando, Francisco (31) comenzó a madurar la idea de que, tal vez, lo más sensato sería posponer su casamiento , ese sueño compartido con Belén (29) a lo largo del último año, cuando pusieron fecha: el 27 de marzo por civil y el 4 de abril por iglesia.

Al principio, Francisco se guardó sus dudas para no alterar a su novia. Pero, tras la resolución provincial de suspender eventos con más de 200 personas, la postergación se volvió la única salida posible . "Nuestra fiesta de casamiento casi duplica la cantidad de asistentes. Así que, para poder hacer la fiesta, teníamos que bajar a la mitad de los invitados . Justo el sábado nos enteramos de que en el Espacio Arena Golf Center, en Tortuguitas, el lugar que tenemos contratado para la fiesta, tuvieron que suspender un casamiento con tres horas de anticipación."

Pero había más razones. " Algunos de mis mejores amigos, algunos testigos, no iban a poder estar porque viven en el extranjero . Y, por otra parte, el papá de Belen y padrino de la boda, junto con mis abuelos, que son personas muy importantes, están dentro de la edad de riesgo ", agrega Francisco, en diálogo con LA NACIÓN .

Una vez tomada la decisión, ambos pasaron por diferentes estadíos emocionales: desde la sorpresa, pasando por la desilusión, hasta llegar al acuerdo de que era la mejor decisión y que, en un futuro, esto no sería más que una anécdota. "Lo importante no es ni la fiesta del sábado, ni la fecha que pensamos con tanta ilusión, sino el amor que nos tenemos y que, en un momento u otro, vamos a poder concretar", reflexiona.

Belén y Francisco
Belén y Francisco Crédito: Gentileza

Ayer por la mañana, junto a su novia, cancelaron la fecha del civil, programada en la Ciudad de Buenos Aires. " Fue un trámite sencillo, que pudimos hacer en forma online ", afirma. En líneas generales, destaca que todos los proveedores fueron bastante comprensivos en cuanto a las razones de la postergación, aunque ya les informaron que deberán actualizar el precio al día en que finalmente se concrete la boda: la nueva fecha que maneja la pareja es el 10 de octubre, en la parroquia Santa Rita de Boulogne.

En busca de nuevas fechas

"Reprogramación" es, seguramente, la palabra más escuchada por estas horas entre empresas de eventos, catering y DJ's. Así, por ejemplo, el DJ Tommy Muñoz revela que, de las 50 fiestas que tenía previstas de aquí a fin de mes, ya reprogramó 47 . "Las otras tres siguen en pie pero va a ser muy difícil que puedan hacerse", reconoce Muñoz.

"Obviamente que esto nos afecta mucho, pero entendemos la situación y estamos solidarizándonos con todas las parejas y familias que deben pasar por esta situación", agrega Muñoz, quien sitúa en los meses de agosto, septiembre y octubre, la mayor parte de las reprogramaciones. "No siempre se puede, porque hay poca antelación y son meses de mucha demanda. Hay quienes buscan fecha los viernes o, en meses de menor demanda ", explica.

En tanto, la encargada de un reconocido salón de zona Norte explica que todas las fechas previstas hasta fin de mes fueron reprogramadas . "Los llamamos nosotros y la mayoría fue muy comprensiva", considera.

Sin embargo, los novios que tenían programada una fiesta para el sábado último se negaron a reprogramar aduciendo poca antelación. "Esto nos llevó a tomar medidas extremas de prevención. Compramos un termómetro infrarrojo y establecimos que cualquier persona con 37,5 de temperatura o más, no podría ingresar. También hicimos firmar a todos los asistentes una declaración jurada afirmando que no acababan de llegar del exterior y que no tenían síntomas de coronavirus. Además le hicimos firmar a los novios un deslinde de responsabilidades y compramos barbijos que estuvieron a disposición de nuestros empleados", enumera. " No era el momento para juntar ciento y pico de personas . Pero los clientes sostuvieron que querían hacer la fiesta a toda costa ", considera.

En la Ciudad

En tanto, el Ministerio de Gobierno porteño, a través del Registro Civil y Capacidad de las personas, hizo saber a través de un comunicado que tomó varias medidas de seguridad con respecto al coronavirus . La principal es que, sólo podrán ingresar a la sala el oficial público, la pareja y los testigos . Como el resto de la familia y amigos deberá permanecer en la puerta del Registro, el organismo hace hincapié en la necesidad de extremar los cuidados para evitar aglomeraciones.

Por el momento, informaron, tienen un nivel de suspensión que oscila entre el 25% y el 30% diario . Los casamientos entre extranjeros se están suspendiendo, al igual que las ceremonias en alguno de los 30 lugares emblemáticos para casarse que dispone la Ciudad. "Muchas parejas deciden posponer porque el salón les informa que ha cerrado por razones de salud pública. Las parejas que, a pesar de todo, continúan con sus planes de casarse, por lo general realizan la fiesta al aire libre", explicó un oficial público con más de 20 años de experiencia en el histórico edificio de Uruguay 753.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.