Coronavirus: cómo es la vida del infectado número 13 del país después del alta médica

Tiempos felices: Nelson junta a su pareja, Claudia, en Génova. Luego vendría la internación por la infección de coronavirus
Tiempos felices: Nelson junta a su pareja, Claudia, en Génova. Luego vendría la internación por la infección de coronavirus Crédito: Gentileza
Lorena Oliva
(0)
24 de marzo de 2020  • 15:53

Un viaje soñado por Europa, con paso obligado por la tierra de sus ancestros, en Eslovenia, tuvo para Nelson Martínez el final menos deseado: siete días de internación más un período de aislamiento tras confirmarse que él era el argentino infectado por coronavirus número 13.

A pocos días de finalizar el período de aislamiento establecido tras recibir el alta, Nelson accede a conversar con LA NACION vía WhatsApp desde el living de su casa, en Recoleta. Cuenta que se siente tan saludable como antes de infectarse. "Mi caso encuadra dentro de los leves. Y dicen que los casos leves no tienen secuelas. De hecho, si hoy me pongo a cantar como lo hacía antes, no siento que me falte el aire ni cosa por el estilo. Pero los médicos tampoco me dieron muchas certezas al respecto porque no las tenían ellos. Fui uno de los primeros casos del país", explica a través de un audio, en el que, de fondo, se distingue la música de un tango.

Nelson Martínez, en diálogo con LA NACION. Recibió el alta después de estar internado por el coronavirus
Nelson Martínez, en diálogo con LA NACION. Recibió el alta después de estar internado por el coronavirus Crédito: Gentileza

Nelson aún no sabe qué va a ocurrir una vez que se cumpla el período de aislamiento, el próximo viernes. Aunque pasaron más de diez días desde el alta y se siente muy saludable desde entonces, prefiere no considerarse a sí mismo como curado sino en proceso de curación . " El Gobierno de la Ciudad me monitorea a diario: me llaman dos veces por día, me consultan la temperatura, que me la tomo yo, y me preguntan si tengo algún síntoma. Se preocupan mucho también por lo emocional, me preguntan si estoy bien o si necesito la asistencia de un psicólogo para sobrellevar el encierro. Pero gracias a Dios estoy muy bien", afirma.

En los intercambios diarios con los médicos, todavía no surgió el tema de lo que ocurrirá cuando se cumpla el período de aislamiento . "No me dicen, y yo todavía no pregunté qué es lo que sigue porque voy día a día, para no ponerme ansioso -sostiene-. Este es el período de aislamiento. Lo que sí me habían dicho es que en algunos cuadros el aislamiento se puede estirar un poco más, va dependiendo de cada caso."

Nelson tiene 51 años y es encargado de edificio. Está en pareja con Claudia. "Convivimos en mi departamento y la rutina era irnos los fines de semana al suyo", rememora. Es allí en donde ahora Claudia pasa su aislamiento, por recomendación médica.

Fue el 12 de febrero último la fecha en que ambos pisaron suelo italiano. Recorrieron varias ciudades de ese país y algunas de Eslovenia, la tierra de la abuela de Nelson. Al principio del viaje, el coronavirus se suponía una enfermedad lejana. Pero hacia la mitad, cuando estaban recorriendo Bologna, el virus se volvió una amenaza más concreta. "Allí empezamos a respetar todos los recaudos que indicaba el gobierno italiano: lavado de manos, no estornudar sobre la mano, evitar lugares muy concurridos. En la sociedad civil italiana esto no se cumplía. El gobierno tomó todas las medidas, dio todas las sugerencias que tenía que dar para lo que había que hacer, pero la sociedad seguía su vida normal, veías que no había cuidados, que no había reparos entre ellos a la hora estar juntos, uno al lado del otro, los bares todos llenos de gente.", recuerda.

Nelson en Eslovenia, la tierra de su abuela
Nelson en Eslovenia, la tierra de su abuela Crédito: Gentileza

Volvieron al país el 5 de marzo. Sus síntomas comenzaron el viernes 6 por la noche. "A lo largo del sábado, que lo pasamos todo el día aislados en el departamento, cada vez eran más los dolores musculares, más la fiebre, la tos también. En ningún momento me faltó el aire o me ahogué. Nunca mi caso fue dramático. Pero al llegar la fiebre a 38 grados, llamé al SAME , se abrió un protocolo para mi caso y me trasladaron al hospital Muñiz . Quedé internado durante una semana. Durante los primeros cinco días en una sala de terapia intensiva, no por mi estado de salud sino para evitar contagiar. Después estuve el resto del tiempo en una sala muy grande, en donde había otras dos personas, todos muy separados uno del otro, todos en estado de pre-alta. Cuando se cumplió una semana me dieron el alta institucional", agrega.

Durante la internación, su familia lo convenció de comenzar un blog. Así lo hizo. Desde su bitácora, llamada Coronavirus caso 13 en Argentina , Nelson comenzó a compartir su experiencia diaria. "Nació con el objetivo de contar mi caso a los demás, con la esperanza de que le pudiera resultar últil a alguien. No para hablar en forma médica de la enfermedad, sino desde mi experiencia", sostiene.

Buen ánimo y hasta el comienzo de un blog durante su internación por la infección de coronavirus
Buen ánimo y hasta el comienzo de un blog durante su internación por la infección de coronavirus Crédito: Gentileza

Hoy en día, le sigue dedicando tiempo al blog, con la intención transmitir esperanza y un poco de su fe en Dios. Para el resto de cada jornada, se armó una rutina que lo mantiene activo . "Me levanto entre 8 y 9, hago las cuatro comidas, y trato de hacerme hábitos: tanto tiempo de lecturas, tanto de televisión, caminar, hacer el cuarto, cocinar... Cuando arranco, tiendo la cama y ya no la uso más hasta la noche; si me dan ganas de recostarme, lo hago en el sillón pero no en la cama. No me quedo con ropa de cama. Y me voy buscando ocupaciones. El otro día me puse a tapizar una silla, porque a mí me gusta mucho hacer esas cosas, tenía tela y todos los elementos así que me puse. Mañana seguiré con otra", cuenta.

Aunque se lo percibe de buen ánimo y con buena actitud sobrellevando todo lo que le ha tocado, Nelson sueña con recuperar esas otras rutinas que tiene en pausa, como bailar tango. "Planeo volver a mis ocupaciones. Además de mi trabajo de encargado, me dedico a hacer mantenimiento de departamentos y tengo mucho trabajo atrasado. Quiero volver a disfrutar el día a día a full, pasar los fines de semana con la gente que quiero, ir a la cancha cuando vuelva el fútbol, empezar a planear un nuevo viaje que quizás no sea en 2021 sino en 2022, pero empezar a ponerme metas", enumera.

Fervoroso hincha de San Lorenzo, dice no temerle al día después del virus. Ni siquiera al eventual prejuicio de algunos. "Si alguien no se quiere acercar a mí o le da miedo, obviamente voy a entender ese miedo y lo voy a justificar porque quizás a mí me pasaría lo mismo si estoy en esa vereda. Tengo que respetar a esa persona. Pero no le tengo miedo a nada porque soy un hombre de mucha fe, tengo un Dios adelante mío y no tengo que temer nada. Yo estoy transitando una enfermedad como cualquier otro mortal. Nada más."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.