Cuidar el voto entre todos

Isolda Calsina
(0)
5 de octubre de 2013  

Es importante votar. El pueblo es el dueño de la democracia y por eso es convocado, cada dos años, a decidir si es bueno seguir por el mismo camino o cambiar de rumbo. Continuidad o cambio. Para elegir, nada mejor que mirar el espejo de la realidad y contemplar la situación de vida de cada persona. ¿Está bien? ¿Podría estar mejor?

Expresar libremente la voluntad, a través del voto, es hacerse cargo de la porción de soberanía popular que a cada uno le corresponde. Es la principal herramienta con la cual se puede cultivar el futuro. El ciudadano puede depositar –en la urna– su confianza hacia un candidato quien, a cambio, se debe comprometer a trabajar cuatro años a su servicio y alcanzar los resultados o metas propuestas. El desafío de la participación ciudadana responsable es elegir en quien confiar, a pesar de las promesas publicitarias y las cuantiosas dádivas.

El ensayo y el error, en el ejercicio del voto, permiten a la gente renovar la democracia, buscando que la realidad se acerque cada vez más a los proyectos de vida y a los sueños colectivos. Para los políticos la voluntad popular, expresada en el voto, es el semáforo que le pone luz verde a la continuidad, le alerta del peligro de perder adhesión o le pone luz roja de freno o límite para no avanzar por el rumbo equivocado.

Es imprescindible cuidar el voto, defenderlo, para que se respete la decisión de cada ciudadano. Sin embargo, el sistema de partidos políticos está debilitado y no alcanza, por sí sólo, para garantizar la transparencia electoral. Aquí es fundamental el compromiso cívico de personas comunes que, con coraje, se ocupan de hacer respetar el valor auténtico de cada voto.

Involucrarse voluntaria y libremente siendo fiscal, observador electoral o autoridad de mesa es comprometerse con un sistema limpio de selección de representantes. Es entender que la organización de la ciudadanía, para cuidar su soberana y poderosa voluntad, es el mejor anticuerpo para impedir que la violencia de la mentira y el apriete traicionen la decisión popular.

Votar es importante. Cuidar el voto es un valioso acto de amor propio y de patriotismo destinado a garantizar la libre expresión del pueblo argentino.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?