El consumo doméstico, también en la lupa