El lenguaje universal del juego

Beatriz Caba
(0)
6 de abril de 2013  

El juego es un lenguaje universal que ha atravesado todos los tiempos y a todas las culturas. Los espacios de juego son una necesidad socioemocional de rescate, lugares donde podemos socializarnos, divertirnos, crecer, aprender, reparar, confiar en el otro, vivenciar valores humanos, aumentar nuestra autoestima y autonomía. En definitiva, ser mejores seres humanos.

Todos fuimos niños y jugamos alguna vez, experimentando el juego como un alimento indispensable para crecer. Porque durante el juego libre el niño desarrolla su capacidad creadora, pero también aprende a reparar conflictos en las diferentes edades.

Hoy, todas las familias pasan poco tiempo juntas por sobreocupación o desocupación. Además, y como consecuencia, muchos adultos y niños sufrimos enfermedades sociales y psicológicas como estrés, depresión, alta presión, alteraciones nerviosas, déficit atencional, desapegos conflictivos, vinculos violentos, maltrato, abuso o trabajo infantil.

Muchos niños pasan cantidad de horas haciendo actividades no beneficiosas para la infancia, como estar frente a la TV, sobrevivir en la calle con adultos que los explotan, soportar agendas completas de actividades elegidas por sus padres que sólo les provocan sobreexigencias y pérdida de tiempo libre, convivir con la computadora como única opción de recreación y compañía, etcétera.

Construyamos como sociedad políticas públicas que promuevan el diseño de espacios lúdicos culturales y expresivos donde todos participemos y seamos protagonistas (con materiales para reciclar, pinturas, música, barro, papeles, películas, libros de cuento, etcétera) en nuestra casa, en la escuela, en el barrio, en cada lugar que vivamos convirtiendo los espacios donde circulan niños y adultos en lugares de encuentro de generaciones.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.