OPINION. Inquieta la ausencia de decisiones