Sector social. La articulación gana terreno en la Patagonia