Ni vagos ni violentos. Por qué las principales ideas sobre la pobreza no son ciertas