Una normativa que no logra aliviar el bolsillo