Bergoglio lanzó una campaña para estudiantes secundarios. Acercarán las escuelas a los problemas barriales