Aguardiente y vino para celebrar a García Márquez en su vuelta a Buenos Aires