Al rescate de un clásico dormido