Alta fidelidad. Billie Eilish o cómo matar el tiempo en el arte