Alta Fidelidad. Como Dios, Queen es argentino

Fernando García
(0)
25 de noviembre de 2018  • 00:15

En el cine, de pronto, se ha cortado la película. En el medio de la oscuridad, un chico arranca una versión a capela de "I want to break free" que los castings de los formatos de concurso de canto mezclado con reality show tendrían en alta estima. Sentado, el chico se acompaña marcando el ritmo con los dedos y, de a poco, el resto de la platea lo acompaña con las palmas. Alguien lo filma (un micrometraje dentro del largometraje) y lo sube a las redes. Spoiler: se viraliza. Pero luego, otros, como termitas digitales, completan el trabajo. Empiezan a circular videítos que palabras más palabras menos dicen "Un amigo mío fue a ver Bohemian Rhapsody. Se cortó la película y, mientras, pasó esto". Y adjuntan imágenes a cual más disparatada y absurda. Es una creación colectiva entre el impersonator de Freddy Mercury y la turba de montajistas sarcásticos que crean un subgénero que se volverá indefectiblemente efímero. Esto no pasa en cualquier lugar del mundo sino en Argentina, donde más de 600.000 personas vieron la biopic desde su estreno el primer día de noviembre. Es el promedio más alto de la región. Y es que la Queenmanía es parte de nuestra realidad política. Los shows del grupo en Vélez, Rosario y Mar del Plata en 1981 no hubieran sido posibles sin la aceitada relación del productor con el régimen militar (y el gusto rockero de uno de los hijos del dictador Viola) y el bigote que usaba Mauricio Macri estaba muy inspirado por el Mercury de "The Game", a quien se animó a imitar haciendo "Somebody to love" en el programa de Tinelli en 2009. Como Dios, Queen es argentino.

Mauricio Macri en el programa de Marcelo Tinelli, en 2009

04:46
Video

****

En su ensayo Psicopolítica (2014) el filósofo coreano Byung-Chul Han revisa la transición de la libertad personal entre la vieja sociedad disciplinaria y el orden neoliberal que maneja al mundo Afirma que "La psicopolítica neoliberal está dominada por la positividad. En lugar de operar con amenazas, opera con estímulos positivos. No emplea la ‘medicina amarga’ sino el ‘me gusta’. Lisonjea al alma en lugar de sacudirla y paralizarla mediante shocks. La seduce en lugar de oponerse a ella". Byung-Chul Han sostiene que nos hemos convertido en nuestros propios espías y que la información que antes era arrebatada por el estado ahora la entregamos voluntariamente dando el más mínimo detalle de nuestra existencia al Big Data. Dice que nunca fuimos tan libres y sin embargo somos "empresarios y explotadores" de nosotros mismos. A ojos y oídos argentinos, Queen fue algo que sucedió en medio de una temible sociedad disciplinaria. Podrían parecerles populistas y cursis a la intelligentsia rocker anglo pero para nosotros, en un colegio cívico-militar de Caballito, eran la fantasía absoluta. Increíbles hombres-mina aceleradores de hormonas guíados por Freddy, "la criatura más exuberante que dio el mundo después de Liza Minelli", como leí entonces que él mismo se presentaba. Queen, sus canciones, su imaginería versallesca, la determinación de Mercury por el éxito, pueden leerse como una metáfora del poder. ¿Pero que significa ese grito de "I want to break free" (quiero ser libre) en el medio de la oscuridad en una sala de una cadena de cines en una ciudad cosmopolita integrada al orden mundial? ¿Acaso no es libre, no lo tiene (casi) todo? Byung-Chul Han tendría la respuesta.

****

En sus escritos sobre cine el colombiano Andrés Caicedo (autor del legendario "¡Qué viva la música"!) decía que vamos a que las películas nos digan algo sobre nosotros mismos. Cuando veo la biopic (¿es el Freddy de Rami Malek una versión glam del personaje de Jerry Lewis en "El profesor chiflado"? ¡Un dentista ahí, por favor!) me quedo clavado en la escena en la que los (actores que hacen de) Queen discuten por el lado B de "Bohemian Rhapsody". Es una canción de Roger Taylor con una letra bizarra: "I’m in love with my car" (Estoy enamorado de mi auto): "Le dije a mi chica que tenía que olvidarme de ella, mejor me compro un nuevo carburador".

La escena me apunta al plexo. Ese era el nombre que tenía en carpeta para un proyecto en el que papá iba a hablarme de todos sus autos: desde las coupé de los años 40 a los modelos usados que nos habían llevado al mar y las montañas; los modelos usados que vendía hasta ayer nomás. Una vida en el siglo XX y XXI a través de Ford, Chevrolet, las máquinas, las concesionarias de autos, los talleres mecánicos. Pero todavía no lo hice. Siempre hay otra cosa para hacer.

****

'Father to son'

06:19
Video

Papá no quería llevarme a ver a Boca, le parecería incómodo o acaso peligroso. Sin embargo me llevó a Queen en Vélez cuando yo era demasiado tierno para ir solo a un recital masivo, pero lo suficientemente informado para leer y entender el texto sonoro del grupo. Fuimos a la popular, la economía familiar no daba para otra cosa entonces. Los Queen, tan lejos, se veían como muñequitos Jack. El estaba fascinado con la ingeniería del concierto. Las parrillas de luces, las torres de sonido que arañaban el cielo. La máquina de humo. Yo que ya era un snob de Topper rojas esperaba que tocasen un repertorio para iniciados y entendidos. La épica "Father to son" , por ejemplo, del segundo disco. Pero no. Los Queen se esmeraban en calentar (y como) la tribuna. Me acuerdo de la gente: batik por todos lados, jardineros, olor a patchouli, chicas hermosas, chicos hermosos. A la vuelta nos dijeron que el estruendo se había hecho oír hasta Primera Junta.

Gracias pa, por ir a Queen en Vélez conmigo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.